Saltar al contenido

Regalar estancias en alojamientos turísticos: el mejor regalo para un viajero

Plataformas como Airbnb cuentan con la posibilidad de enviar tarjetas regalo para estancias en los alojamientos que aparecen en ella. Este tipo de obsequios democratizan la cantidad a gastar y eliminan las barreras geográficas.

En pleno periodo navideño, pensar en los regalos que nos quedan por comprar y en los obsequios que más le gustarán a nuestros seres queridos es inevitable. Pensamos en los gustos y aficiones de cada persona, pero también en nuestra economía que, entre diciembre y enero, queda “tocada de muerte” entre comidas, cenas, regalos y otros eventos. Una de las opciones que cada año agrupa a más adeptos es regalar viajes, bien paquetes cerrados o bonos para canjear en plataformas online de alojamientos o en vuelos. Airbnb es un ejemplo.

Lo que realmente diferencia a los viajes como regalo de otro tipo de obsequios es la posibilidad de elegir la cantidad de dinero que deseas gastar. En el caso de Airbnb, existen cheques regalo de 25, 50, 100 y 250 dólares que aparecen por defecto en la web, pero si estas cantidades te resultan escasas o demasiado elevadas, siempre se pueden personalizar y así gastar solamente lo que se quiere o lo que se puede. 

Regalar estancias en alojamientos turísticos: el mejor regalo para un viajero

La flexibilidad geográfica es otro de los puntos fuertes de este tipo de regalos. Aunque las navidades son fechas para estar en familia y amigos, muchas veces –por trabajo, etc…- resulta complicado estar físicamente con ellos, así que la entrega física de obsequios y regalos se convierte en una tarea compleja. El correo electrónico es una alternativa. ¿Por qué no enviar de forma inmediata un regalo por email? Muchas plataformas ya recogen esta forma de “entrega”, y plataformas de economía colaborativa como Airbnb también la incluyen como fórmula –en este caso, la única forma posible – de compra y entrega. Este hecho permite al comprador personalizar la imagen y el mensaje que acompaña a la tarjeta.

La persona que recibe el regalo tiene 90 días para reclamarlo y vincularlo a su cuenta, y podrá  disponer del crédito cuando quiera, no tiene fecha de caducidad. El saldo estará siempre disponible y se irá descontando automáticamente según se vaya gastando.

Comentarios