Saltar al contenido

Gestión de alojamientos turísticos en ciudades costeras. Ideas y consejos

La costa es el principal destino turístico de españoles y extranjeros. Aunque la mayoría de los turistas ya cuentan con reservas, todavía existe un alto porcentaje de personas que prevén reservar en el último momento.

Los apartamentos turísticos están colgando el cartel de “completo”. El verano ya está aquí y, si en algunos lugares de España junio ha sido un mes especialmente bueno, todavía queda la recta final, los meses centrales donde los españoles y extranjeros disfrutarán de las tan merecidas (y esperadas) vacaciones estivales: julio y agosto.

La mayoría de las turistas ya cuentan con reserva para estos meses en un alojamiento turístico, pero un buen porcentaje de españoles y extranjeros aún no han decidido destino, demorando la reserva hasta el último día. Las ciudades y provincias más deseadas por los turistas durante el verano son las costeras, donde también los precios de los apartamentos, casas y/o pisos vacacionales son más elevados, llegando incluso a duplicar o triplicar el precio por noche en temporada baja.

De hecho, si tenemos un alojamiento turístico en una ciudad costera, es importante conocer el precio medio por noche de otros alojamientos de la zona, con el fin de no excedernos en el coste, pero tampoco ofertar nuestro apartamento por debajo del precio del mercado. Tal y como decíamos en el post Gestión de pisos y apartamentos turísticos en Madrid (II). ¿Cómo calcular el precio?, para fijar dicho precio es imprescindible hacer un cálculo de los gastos que conllevará la reserva del alojamiento turístico, la tipología del inmueble (número de habitaciones, servicios, etc…) y la ubicación, además de la fecha de la reserva.

Gestión de alojamientos turísticos en ciudades costeras. Ideas y consejos

A parte de optimizar el precio del alojamiento turístico, es importante saber a qué tipo de huéspedes queremos dirigirnos. Es decir, qué inquilinos queremos tener durante el verano: ¿españoles?, ¿extranjeros?, ¿familias?, ¿parejas?, ¿grupos de amigos?... De ello dependerá el enfoque de nuestro anuncio, el idioma en que publiquemos nuestra oferta en plataformas como Airbnb, Booking, Homeaway o Wimdu, por ejemplo, e incluso las fotos con las que debemos acompañar dicho anuncio. No obstante, aunque tengamos claro cuál queremos que sea nuestro público objetivo, es importante también conocer a quién podemos atraer, dependiendo de la zona donde esté el alojamiento turístico, pero también de los servicios y el tipo de inmueble que estamos ofertando. Así, un apartamento en primera línea de playa en una urbanización familiar será un gran atractivo para las familias con niños pequeños que desean comodidad y tranquilidad.

Una vez reservado el alojamiento, es muy importante estar al servicio del huésped para cualquier imprevisto que pueda surgir. La entrega de llaves y nuestra disponibilidad es imprescindible para garantizar la comodidad de nuestros huéspedes, con el objetivo de que solamente tengan que preocuparse del sol y de la playa, y nunca de los problemas que puedan surgir. 

Comentarios