Saltar al contenido

¿Miedo a poner tu piso en alquiler? Weguest al rescate

Irse fuera de casa siempre resulta atractivo (viaje soñado, here we go!), pero dejar tu piso a otra persona puede crear una situación que haga que tu estancia en otro lugar, lejos de tu refugio, pueda no resultar tan placentera como creías.

Muy poca gente se plantea lo complicado que puede llegar a ser dejar un apartamento en alquiler que cuente con todo lo necesario para que el nuevo huésped o inquilino lo habite. Por ello, en Weguest hemos decidido presentarte una pequeña lista con los miedos más comunes a alquilar un apartamento y cómo solucionarlos:

¿Cuidarán de mi piso?

Uno de los grandes miedos cuando alquilas una vivienda es que pueda sufrir desperfectos. Además de tener un buen seguro de vivienda, por lo que pueda pasar, siempre es buena opción que en el contrato de alquiler aparezca una clausula donde se pida una indemnización económica en el caso de que, a la vuelta, el propietario descubriera algún destrozo. Otra opción es pedir una compensación monetaria por adelantado, a modo de fianza, que no se devolverá al inquilino si estropea tu vivienda.

1,2,3… ¿cuántos somos?

Antes de firmar el contrato de alquiler, tanto propietario como futuro inquilino deben dejar claro cuántas son las personas que se hospedarán en la vivienda de manera permanente. Estamos seguros de no ser los únicos que han oído hablar de pisos en alquiler en los que acaban quedándose muchas más personas de las permitidas. Ahórrate el susto y establece las cláusulas desde un principio.

Otros usos de la vivienda

Cuando pones en alquiler tu apartamento, en la mayoría de los casos se hace con la intención de que otras personas puedan hospedarse en él, pero a veces las intenciones del alquilado son otras muy distintas, como por ejemplo la comercialización o alquiler de terceros.

No hace mucho oímos en las noticias que un propietario se había enterado de que su inquilino estaba beneficiándose de su vivienda, poniéndolo en alquiler para terceros. Llegó a un punto en el que hasta la propia dueña del apartamento pudo alquilarlo. Este es uno de los principales problemas que se suelen encontrar aquellos que ponen sus apartamentos en alquiler. Es una acción totalmente ilegal pero que por desgracia a veces pasa. Cuando ocurre lo mejor es cancelar el contrato, aunque el daño ya suele estar hecho.

¿Y si no me pagan…?

Es cierto que, en muchos casos, se presume buena voluntad a la hora de firmar un contrato. Es decir, creemos que el huésped/inquilino pagará basados en buenas intenciones. Existen varias maneras de asegurar el pago como, por ejemplo, contando con un aval que asuma el alquiler en el caso de que no se abone a tiempo. Además, en el caso de alquileres de apartamentos a corto plazo, en páginas como Airbnb y Booking.com, el pago se realiza antes de alquilar el apartamento. Es cierto que sólo llegará a tu cuenta una vez haya finalizado el alquiler, pero ya cuentas con un intermediario que aporta mucha más seguridad y confianza. 

A pesar de todo, olvidarse de todas las preocupaciones es casi imposible, es aquí donde entra Weguest. Nos ocupamos de todo lo necesario para que tu apartamento se alquile a las personas adecuadas y se encuentre siempre en perfecto estado: desde la entrega de llaves hasta la limpieza, ¡no nos olvidamos de nada!

Si quieres saber más sobre nuestros servicios, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 

Comentarios
No hay ningún comentario aún. Sea usted el primero.