Saltar al contenido

¿Qué no puede faltar en vuestro alojamiento vacacional en el campo?

Los urbanitas están cada vez más agobiados con el ritmo imparable de las ciudades, por eso en cuanto tienen unos días libres buscan la tranquilidad y el sosiego de los alojamientos vacacionales en el campo.

Desde 2014, esta tendencia ha ido cobrando cada vez más fuerza hasta alcanzar los cuatro millones de turistas en 2018. Así que, a la luz de estas cifras, si tenéis un alojamiento turístico rural o estáis pensando en montar uno, tenéis un enorme mercado de posibles huéspedes.

El problema reside en que también existe una gran oferta de alojamientos rurales, así que, para ser competitivo, el vuestro debería contar con todo lo que los clientes buscan en este tipo de hospedajes y, además, con algún elemento extra que os diferencie del resto. El equipo de Weguest os da las claves:

Ambiente agradable

La casa debe estar perfectamente acondicionada, aunque sea antigua, el sistema de climatización debe ser moderno. Si además de calefacción tenéis una chimenea, los huéspedes podrán acurrucarse en torno al fuego, recordarán su estancia de manera muy agradable y es bastante posible que repitan. Para refrescar el ambiente, podéis optar por el aire acondicionado o por instalar ventiladores en el techo, que además de enfriar aportarán a las estancias un carácter más natural.

Disfrute al aire libre

Con el buen tiempo, hay dos elementos que se vuelven imprescindibles en una casa de campo: la barbacoa y la piscina. La barbacoa puede ser portátil o de obra, de carbón o eléctrica…, cada una tiene sus pros y sus contras. Una vez que la hayáis elegido, aseguraros de que dispone de todos los complementos necesarios (carbón, pastillas encendido, utensilios…) Y respecto a la piscina, ocurre lo mismo, puede ser desmontable o de obra. Será un gran aliciente para los invitados, pero su mantenimiento supondrá un trabajo adicional para vosotros, tenedlo en cuenta antes de instalarla.

Entretenimiento asegurado

Las familias, las parejas o los grupos de amigos van a los alojamientos rurales para desconectar y divertirse, así que tenéis que ponérselo fácil. Un billar, un futbolín, una videoconsola, juegos de mesa surtidos, columpios para los niños…, les mantendrán entretenidos tanto en invierno como en verano y les proporcionarán horas de diversión.

Si, además, les facilitáis unas bicicletas y una guía con itinerarios y puntos de interés cercanos, tendrán la ocasión de descubrir el entorno y de disfrutar de una estimulante experiencia en la naturaleza.

El secreto está en que los huéspedes se sientan tan a gusto como su casa pero que, además, puedan hacer cosas que habitualmente no hacen en casa. Si lo lográis, os aseguramos que vuestros repetirán y que sus comentarios positivos atraerán a nuevos clientes.

Comentarios