Saltar al contenido

Adapta tu alojamiento turístico para personas con discapacidad

Según un estudio realizado por la Fundación Adecco, el 70% de los ciudadanos europeos con algún tipo de discapacidad dispone de recursos económicos para viajar. Considerando que normalmente lo hacen junto con familiares y amigos, el potencial del turismo accesible se sitúa en 58,11 millones de viajeros.

El problema es que se trata de un potencial desaprovechado, ya que el 85% de las personas con movilidad reducida encuentra insuficiente la oferta de turismo accesible. De hecho, 6 de cada 10 de las personas encuestadas para el estudio, declaraba que ese verano “dejaría de viajar a ciertos destinos que le resultaban de interés, debido a la falta de servicios e instalaciones accesibles”

Valorando estos datos, adaptar un apartamiento turístico pensando en las personas con discapacidad puede convertirse en una nueva oportunidad de negocio. Toma nota de los requisitos necesarios para que tu alojamiento turístico sea considerado adaptado para discapacitados.

Requisitos para un alojamiento turístico para personas con discapacidad.

La puerta principal debe medir al menos 80 centímetros de ancho y las cerraduras, interruptores y manillas de las puertas tienen que poderse alcanzar desde una altura máxima de 140 centímetros.

Respecto al interior del alojamiento, lo ideal es una distribución diáfana y sin ningún desnivel entre las estancias. En cuanto a la cocina, lo más recomendable es que sea amplia y que cuente con un espacio libre bajo el fregadero y la encimera para moverse con la silla y poder situarse con ella en diferentes lugares mientras se realizan las tareas. Los interruptores y mandos deben estar a una altura entre 90 a 120 cm y tener un fácil acceso. y la zona de cocción debe medir un máximo de 85 centímetros de altura.

En las habitaciones, el espacio alrededor de la cama debe ser suficiente para que la silla de ruedas pueda moverse cómodamente (unos 80cm a cada lado) Además, las camas no deben tener una altura menor de 45 cm.

Los baños, requieren una atención especial ya que suelen necesitar más adaptaciones. El suelo debe ser antideslizante y las puertas tienen que abrirse hacia el exterior. La ducha no puede tener ningún escalón de acceso y tendrá que contar con un asiento abatible y una barandilla para facilitar la entrada y la salida. Todos los grifos y mangos de ducha deberán ser alcanzables desde una posición sentada y los soportes como toalleros, portarrollos…, no deben superar 90 centímetros desde el suelo. El inodoro se situará a unos 47 cm de altura y contará con dos barras articuladas a ambos lados. El lavabo debe ser alcanzable al estar sentado en el inodoro y el espejo tendrá que ir a una altura acorde.

A priori, puede parecer complicado, pero si se analiza con detalle, no son tantas las modificaciones necesarias. Una vez que se hayan llevado a cabo, el siguiente paso es dar a conocer las nuevas características de vuestro apartamento, incluyendo en todos los perfiles las adaptaciones que hemos realizado y aportando detalles y fotografías.

Además, a partir de ahora podréis incluir vuestro alojamiento en páginas de turismo accesible que os abrirán las puertas a un interesante y receptivo mercado.

Comentarios