Saltar al contenido

Ciutadella, una parada inolvidable

 

 

Menorca es un destino que atrae a numerosos turistas durante todo el año. Desde los amantes del ocio hasta los que prefieren perderse por sus calas de aguas cristalinas o quienes  prefieren practicar ecoturismo o buscan viajes más activos.

 

Vayas con el plan que vayas, recomendamos visitar Ciutadella. Al oeste de la isla, la ciudad alberga la catedral de Menorca, el castillo de San Nicolás y otros lugares emblemáticos además de ofrecer su precioso puerto, que combina la animación diurna con el encanto nocturno de las luces reflejadas en el agua. En el casco histórico, al lado del puerto, una gran variedad de comercios permiten al visitante admirar y adquirir piezas de artesanía local y hacerse con un par de menorquinas, el calzado tradicional de la isla. Es también el lugar adecuado para disfrutar de la sobrasada, las calderetas o la ensaimada.

 

La riqueza paisajística y biológica del parque natural de Grau, su accesibilidad y la variedad de rutas en su interior hacen que sea un imprescindible en la visita a Menorca, junto con los asentamientos prehistóricos y monumentos megalíticos: taulas y talayots.

 

Para los partidarios del turismo activo, el Camí de Cavalls ofrece 185 km repartidos en etapas alrededor de la isla a caballo, en bicicleta o andando. En Mahón, donde terminan varias de las etapas, se puede disfrutar de una cata de los deliciosos quesos que le han hecho famosa.

 

A la hora de buscar alojamiento en la isla, es interesante tener en cuenta las ventajas que conlleva elegir una opción de alquiler vacacional airbnb. Esta modalidad garantiza autonomía y la calidad del servicio la asegura Weguest mediante su eficiente gestión de apartamentos turísticos.

Comentarios