Saltar al contenido

Consejos para hospedar a turistas durante temporadas largas

El factor económico y la garantía de tener reservado el alojamiento turístico durante varias semanas hace que muchos propietarios prefieran anunciar la vivienda en Airbnb sólo para turistas que prevean pasar una buena temporada en la ciudad.

Se acerca el verano y con él las reservas de larga estancia, principalmente en destinos de costa donde está garantizado el sol y la playa. En España, las reservas de alojamiento turísticos oscilan entre los quince días y el mes entre junio y septiembre. Sin embargo, en otros países como Estados Unidos, la legislación de algunos estados permite estancias superiores al mes e incluso llegar a los tres meses.

¿Estás pensando en alquilar tu alojamiento turístico para vacaciones largas? Te contamos las ventajas y desventajas, así como una serie de consejos a tener en cuenta para hospedar a los turistas que se quedarán más de una semana en la vivienda.

Ventajas de anunciar alojamientos turísticos para estancias largas

Existen dos ventajas fundamentales para que tú, como propietario de una vivienda vacacional, te plantees abrir las puestas de tu casa a huéspedes que quieran pasar un par de semanas o un mes en la ciudad: la primera es la económica, y la segunda, la comodidad.

Una larga estancia garantiza el alquiler de tu alojamiento durante casi un mes, lo que garantiza, además, los ingresos durante los días que tengas reservada la vivienda. De otra forma, deberás conseguir muchas más reservas para obtener más o menos los mismos ingresos.

A dichos ingresos es necesario añadirles la comodidad y despreocupación de tener la casa reservada durante un largo tiempo.

Airbnb y los alojamientos turísticos para largas temporadas

A la hora incluir nuestra propiedad en plataformas de reserva como Airbnb, debemos de tener en cuenta la legislación local y de cancelación, así como las posibilidades que nos proporciona dicha herramienta para captar la atención de los turistas que buscan un lugar donde pasar unas largas vacaciones.

Consejos para hospedar a turistas durante temporadas largas

Dota al alojamiento turístico de material de limpieza

No serán tres o cuatro días. Probablemente los huéspedes necesiten recurrir a materiales como escobas, fregonas, friegaplatos y detergente, entre otros, para poder hacer de su estancia una experiencia cómoda y limpia. En este sentido, evita el gasto que conlleva adquirir estos productos para dos o tres semanas de vacaciones. Déjales todo lo necesario para que ellos gestionen la limpieza del piso, apartamento o casa turística.

En caso de que los huéspedes prefieran dejar la limpieza para el día a día y en su propia casa, podrías ponerlos en contacto con alguna empresa local de limpieza que pueda trabajar una vez por semana en la propiedad.

Optimiza el anuncio de Airbnb

Si tu alojamiento turístico está anunciado en Airbnb, puedes especificar que la vivienda solamente acepta estancias largas, de tal manera que ya estamos excluyendo a todos aquéllos turistas que estén de paso por la ciudad. Puedes activarlo y dejar claro el máximo de días que te gustaría alquilar a los huéspedes.

De la misma forma, mantén actualizado el calendario de reservas, así los futuros huéspedes podrán conocer nada más acceder a la vivienda si tienen posibilidad de alojarse en ella o no.

Para beneficiar, incluso, a los inquilinos que deseen reservar el alojamiento turístico, podemos incluir descuentos.

Conocer las necesidades de los inquilinos

Familia con niños, con bebés… son algunas de las situaciones en que los inquilinos necesitarán accesorios y servicios adicionales para poder pasar una larga temporada de vacaciones. Un servicio de tronas, carritos, cunas de viaje… puede ser una opción para cierto tipo de turistas. Y si, además, cuenta con todas las comodidades nada más llegar al alojamiento, mucho mejor.

Conocer la legislación local y las políticas de cancelación de reservas

Antes de establecer un número máximo de días para alojar a los huéspedes, es imprescindible conocer la legislación local y saber exactamente el tiempo que el ayuntamiento de tu ciudad permite tener a inquilinos en modo vacacional. Esto te permitirá decidir si prefieres ofertar largas o estancias cortas.

De igual forma debes saber que tus huéspedes tienen derecho de cancelación. En el caso de Airbnb, los inquilinos puedes cancelar la reserva sin tu consentimiento hasta 30 días antes de su llegada.

Comentarios