Saltar al contenido

Destapando mitos sobre el alquiler de alojamientos turísticos

 

 

 

 

A lo largo de los años se han ido creando ciertos mitos en relación al alquiler de alojamientos turísticos que han promovido el miedo en los turistas a la hora de viajar y en los propietarios a la hora de alquilar. Y más aún en este 2020: las preocupaciones se han incrementado debido al Covid-19 y a su incertidumbre.

 

Hoy en día existe mucho desconocimiento sobre los beneficios que puede crear el alquiler ya que sigue habiendo muchos propietarios que sin conocerlos, deciden vender. Por eso en Weguest, hemos decidido dar conocimiento a todos esos beneficios y desmentir algunos de los rumores y mitos. 

 

“Miedo a que los inquilinos me destrocen el apartamento”

 

Aunque alquilar un alojamiento puede conllevar muchos beneficios e ingresos, existen aún muchos propietarios que deciden no hacerlo por la desconfianza a que el inquilino deje de pagar o a que le  destrocen el inmueble. 

 

Es importante destacar que los jóvenes son mucho más solventes, ya que la mayoría de ellos aún dependen de la financiación de sus padres, por lo que están avalados. En cuanto a los turistas, en la actualidad el perfil más común son familias o grupos de mediana edad que no producen desperfectos en la vivienda.

 

En cuanto a los posibles desperfectos que estos puedan crear, se recomienda establecer en el contrato de alquiler una lista con el inventario completo de la casa y todas las condiciones que dejen claro que los desperfectos serán asumidos por el inquilino.

 

"Creo que vender es mucho mejor que alquilar"

Otro mito que se escucha mucho es que antes de alquilar una vivienda, es mucho mejor venderla. Se debe tener en cuenta los factores implicados a la hora de vender o alquilar como la liquidez, los impuestos o la seguridad económica. 

 

La venta de un alojamiento turístico supone muchos gastos y pérdida del patrimonio. Además, en esta “nueva realidad” el precio de venta ha disminuido significativamente, por lo que se acaba perdiendo dinero. Por otro lado, el alquiler proporciona buena rentabilidad, beneficio a largo plazo y seguridad económica al propietario. Por lo que vender puede ser lo más rápido y fácil de hacer pero no necesariamente lo mejor.

 

"El propietario se despreocupa del huésped"

 

La ausencia del propietario para la gestión de alquiler vacacional es otra leyenda que se lleva escuchando mucho tiempo. Las personas tienen miedo de alquilar una vivienda, realizar el pago correspondiente y que el propietario no aparezca, o en caso de ocurrir algún problema que este no responda o no lo solucione, por lo que acaban acudiendo a un hotel por precaución.


Existe una gran variedad de empresas y plataformas dedicadas a poner en contacto a propietarios e inquilinos como Homeaway, Booking o la más recurrida Airbnb, que han revolucionado el sector del alojamiento online. Además, los propietarios cuentan también con empresas que llevan la gestión integral de los apartamentos turísticos, como Weguest, facilitando así la comunicación y los trámites haciendo mejorar la experiencia a los inquilinos y haciéndoles sentir más seguros en su estancia.